Librería Nicolás Moya

Una vez más volvemos a conocer la triste noticia del cierre de otro de los comercios históricos que le dan vida a Madrid, en este caso la librería Moya cierra sus puertas, fundada en 1862 no se puede seguir sosteniendo.

¿Y es por que los madrileños leemos menos?, estadísticamente no, pero sí leemos distinto, las prioridades, objetivos y costumbres de los actuales lectores son otros, lo que ha hecho que el público de este tipo de comercios se vea reducido a lectores de edad adulta y algún que otro transeúnte en entra “por mirar”.

Todavía queda alguna librería de las antiguas en Madrid, de esas donde encuentras verdaderos tesoros de coleccionista pero desgraciadamente sin relevo generacional, lo que hará que con el tiempo volvamos a escribir sobre ello. Para los amantes del sector todavía hay esperanza, ya que el año pasado cerraron 5 librerías, pero abrieron 6, la mayoría de éstas con actividades renovadas y actualizadas para atraer al público más joven.