España es un país con una larga tradición culinaria. Su gran diversidad gastronómica y alimentaria, fruto de la geografía del país, ha convertido a la cocina española en una de las más reconocidas del mundo. Pero la tradición tiene un peso importante en el éxito actual, Madrid es una Ciudad y una Comunidad que ha sabido unir la Gastronomía, a todos sus ámbitos Artísticos y Culturales. Prueba de ello son los Restaurantes y Tabernas Centenarios que han acumulado la sabiduría y el “savoir faire” de generaciones de cocineros y que hoy en día recogen las mejores recetas del pasado y las aúnan con la innovación y la tecnología actual, combinando la Historia y Cultura de nuestra Comunidad entre lo antiguo y los más vanguardista.

La Asociación de Restaurantes y Tabernas Centenarios de Madrid (RCM) agrupa a doce establecimientos de restauración con más de 100 años de historia que a lo largo de este tiempo han demostrado una trayectoria basada en la gestión, el sacrificio y el trabajo, manteniendo los valores de tradición, calidad y buen hacer de la cocina tradicional madrileña... Sin olvidar que muchos capítulos de la historia de la Villa de Madrid se han escrito entre sus paredes y que gracias a su singularidad conforman un núcleo de atención turística en sí mismo que todo aquel visitante que se acerque a nuestra ciudad debe conocer, cuanto más como colectivo.

 

Creación de RCM

La Asociación de Restaurantes y Tabernas Centenarios de Madrid nace en el año 2008 a raíz del III Encuentro Nacional del Círculo de Restaurantes Centenarios. En Madrid, una región con numerosos establecimientos centenarios, un grupo de empresarios deciden reunirse y localizar a todos los propietarios de estas casas con más de un siglo de antigüedad.

Su objetivo era compartir opiniones, experiencias y avatares cotidianos de la historia de sus locales, agrupándose para difundir los diferentes periodos vividos a través de los años, la cultura gastronómica según las economías del momento, sus elementos o antigüedades que permanecen en la memoria pero que ya no encontramos, los personajes que pasaron por sus mesas, y lo más importante el interés de las personas por revivir esos momentos y recordar los sabores de antes, trasladándoles a recuerdos de su infancia. Nace así la Asociación de Restaurantes y Tabernas Centenarios de Madrid (RCM).

Cada uno con su singularidad, los miembros de esta Asociación forman parte de la historia de la capital de España y forman parte del Patrimonio de la Ciudad de Madrid. En estas casas historia y cultura se unen al placer de un buen plato. El comensal que acuda a cualquiera de estos establecimientos disfrutará de esas recetas que nunca pasan de moda. Conocerá, a través de su cocina, la evolución de la ciudad de Madrid contada por unos amigos que pretenden que el rito del buen comer siga presente en nuestra mesa.

España es un país con una larga tradición culinaria. Su gran diversidad gastronómica y alimentaria, fruto de la geografía del país, ha convertido a la cocina española en una de las más reconocidas del mundo. Pero la tradición tiene un peso importante en el éxito actual, Madrid es una Ciudad y una Comunidad que ha sabido unir la Gastronomía, a todos sus ámbitos Artísticos y Culturales. Prueba de ello son los Restaurantes y Tabernas Centenarios que han acumulado la sabiduría y el “savoir faire” de generaciones de cocineros y que hoy en día recogen las mejores recetas del pasado y las aúnan con la innovación y la tecnología actual, combinando la Historia y Cultura de nuestra Comunidad entre lo antiguo y los más vanguardista.

 

La Asociación de Restaurantes y Tabernas Centenarios de Madrid (RCM) agrupa a doce establecimientos de restauración con más de 100 años de historia que a lo largo de este tiempo han demostrado una trayectoria basada en la gestión, el sacrificio y el trabajo, manteniendo los valores de tradición, calidad y buen hacer de la cocina tradicional madrileña... Sin olvidar que muchos capítulos de la historia de la Villa de Madrid se han escrito entre sus paredes y que gracias a su singularidad conforman un núcleo de atención turística en sí mismo que todo aquel visitante que se acerque a nuestra ciudad debe conocer, cuanto más como colectivo.